Soy nuevo y debo saber…

Autocontrol porque mejora la calidad de vida. Consejo 8 de 8 para pacientes anticoagulado.

Posted on Actualizado enn

How_to_Use_1a.jpgInformarse y plantearse el autocontrol porque mejora la calidad de vida.

El autocontrol del tratamiento anticoagulante oral (TAO) consiste en que el paciente se responsabiliza del control de su tratamiento anticoagulante. Para ello, utiliza un coagulómetro portátil que le permite medir la coagulación de la sangre, de la misma manera que un paciente diabético mide su nivel de glucosa

El autocontrol proporciona

Más autonomía al paciente ya que puede verificar su propio INR en cualquier lugar y circunstancia sin tener que desplazarse al centro de salud que tenga asignado para el control del TAO.

Mayor control del INR, ya que el paciente puede realizarse controles más frecuentes (lo ideal es una vez por semana) y modificar la dosis si es necesario.

Más control bajo demanda externa. Es decir, el paciente puede comprobar si un nuevo medicamento altera su INR y ajustar la dosis de forma inmediata, puede ajustar el INR para acudir a su dentista, verificar su INR después de sufrir una caída grave, etc.

Más libertad de actuación al paciente en su vida cotidiana. Por ejemplo, puede viajar sin problemas llevando consigo el coagulómetro portátil y controlarse allá donde esté.

El autocontrol tiene la ventaja de que siempre es la misma persona quien hace el control y siempre con el mismo equipo de medición. Es obligatorio que el paciente siga un curso de entrenamiento para adquirir los conocimientos necesarios para manejar el coagulómetro y las dosis. Numerosos estudios demuestran que el autocontrol permite una anticoagulación más regular en el tiempo, proporcionando además una mayor libertad y responsabilidad al paciente.

Fuente: AVAC

Evitar los alimentos con vitamina K. Consejo 7 de 8 para pacientes anticoagulado.

Posted on Actualizado enn

roman-cauliflower-1522873_640.jpgComer de todo con moderación, pero evitar los alimentos con vitamina K, como el brócoli, la col, las coles de Bruselas o las espinacas, si se toma tratamiento anticoagulante con medicamentos antivitamina K (Sintrom® y Aldocumar®).

Las personas anticoaguladas deben llevar una dieta equilibrada y evitar ciertos alimentos flatulentos. El organismo del paciente utiliza la vitamina K para coagular la sangre, que los fármacos anticoagulantes orales consiguen bloquear. Pero también deben evitar los alimentos que forman más vitamina K, como la col, la coliflor, el brécol, las coles de Bruselas, el chocolate, las castañas, los pasteles de boniato, los turrones y los mazapanes.

También se debe evitar beber cerveza, y cualquier bebida alcohólica, pues pueden interferir en el tratamiento que se está tomando.

Puede consultar nuestra tabla de alimentos que contienen vitamina K en (https://anticoagulado.info/2014/02/18/tabla-de-alimentos-y-contenido-en-vitamina-k-para-pacientes-anticoagulados-sintrom-aldocumar/)

Fuente: www.anticoagulado.info

Síntomas extraños y dudas, acudir rápido al hospital. Consejo 6 de 8 para pacientes anticoagulados.

Posted on Actualizado enn

headache-1910644_640.jpg

Ante dudas y síntomas como sangre al orinar, en la boca o las encías, hay que acudir rápido al hospital, ya que puede haber una hemorragia interna.

Estas son las típicas dudas que de forma cotidiana se producen, todas y sin excepciones deben ser formuladas a su especialista, por ello es importante mantener un contacto directo con su médico especialista y si es necesario, hacer una lista de dudas o explicación de posibles procesos extraños que puedan estar relacionados con su tratamiento. Usted es un paciente anticoagulado y tiene el deber y el derecho a preguntar.

Las urgencias son un buen recurso en el caso que existan síntomas extraños, por ejemplo, sangre en la orina o sangre en la boca incluso en las encías. No deje pasar por alto estos síntomas, pueden ser indicadores sin importancia o por el contrario tenerla y ante la duda tenga en cuenta que es un paciente anticoagulados y que el riesgo a padecer hemorragias internas siempre existe.

Fuente: FEASAN (http://anticoagulados.info/)

Evitar fumar y beber. Consejo 5 de 8 para pacientes anticoagulado

Posted on Actualizado enn

cigarette-599485_640.jpg

Los pacientes anticoagulados deben evitar beber cerveza, y cualquier bebida alcohólica, pues éstas pueden interferir en el tratamiento que se está tomando.

Si se toma alcohol, debe ser siempre de forma moderada y acompañando a la comida.

El tabaco es otra sustancia nociva y rica en vitamina K, por lo que los pacientes no deben fumar ni mascar tabaco.

Fuente : http://www.medicinatv.com

Evitar cortes y golpes. Consejo 4 de 8 para pacientes anticoagulados.

Posted on Actualizado enn

patch-2328289_640.jpgEvitar cortes, golpes y deportes de contacto que favorezcan las contusiones y el sangrado, son consejos que se deben tener en cuenta si es usted un paciente anticoagulado. Es importante ser cuidadosos y evitar los golpes y caídas pues se producen grandes hematomas, y si el golpe es muy fuerte puede originar hemorragia.

También es recomendable no estar de pie durante mucho tiempo pues pueden producirse petequias, esto es pequeños derrames en la piel que se ven como puntitos rojos.

Son habituales los golpe en deportes de contacto, evite en la medida de lo posible estas actividades o sencillamente haga deporte que no sea de contacto para evitar contusiones y golpes y así evitará el sangrado.

Si debe extraerse piezas dentales o someterse a intervenciones quirúrgicas, consultar previamente a su médico especialista.

Fuente: CUN Clínica universitaria de Navarra
http://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/cuidados-casa/consejos-paciente-anticoagulado

Estar en contacto con un hematólogo. Consejo 3 de 8 para pacientes anticoagulados.

Posted on Actualizado enn

blood-1813410_640.jpg

Estar en contacto con un hematólogo que lo supervise para formular cualquier duda es imprescindible, existen decenas de dudas que el paciente y cuidadores se plantean constantemente y aunque internet es una fuente de información amplia, no por ello es efectiva y siempre hay que acudir al especialista asignado para cualquier duda.

Por ejemplo ¿Cómo sabré las dosis y la fecha de los controles?

Después de cada control (que será normalmente mensual), su hematólogo le entregará un calendario con las dosis que debe tomar cada día y la nueva fecha de control. Éste sería el típico ejemplo de la importancia de disponer de contacto directo con su hematólogo de referencia, que éste supervise su tratamiento y al cual pueda usted consultar en todo momento, sus dudas y preocupaciones.

Fuente La Vanguardia

Prevenir interacciones con otros medicamentos. Consejo 2 de 8 para pacientes anticoagulados.

Posted on Actualizado enn

health-621354_640.jpgDecirle al médico qué fármacos se toman, sin obviar ninguno, es difícil, por que continuamente aparecen nuevos fármacos que, son recetados como mejores. Éste sería un ejemplo de buenas prácticas para evitar interacciones entre medicamentos, ya que éstas no están escritas, pero esto no quiere decir que no existan.

Según esto, ¿qué puede hacer el paciente anticoagulado?

Informarse y hacer un uso racional de los medicamentos.

Pedir por escrito las instrucciones de cómo tomar el fármaco que le recetan: a qué hora, cuántas veces al día, cuántos días.

Preguntar si hay que tomarlo por la mañana o por la noche, antes, durante o después de comida, junto a otros fármacos o se necesita dejar pasar un tiempo.

Saber que los fármacos sólo han de ser tomados con agua, nunca en seco o con zumos: si se toman sin agua pueden quedar pegados en el esófago; si se toman con zumos puede alterarse.

Nunca se pueden tomar con antiácidos o protectores gástricos, pues algunos fármacos pierden totalmente su efecto.

Los fármacos que se toman dos o tres veces al día han de ser espaciados de forma equilibrada; en caso contrario, se pueden sumar los efectos produciendo un efecto contrario.

Los fármacos antidepresivos e hipotensores deben ser tomados de forma continuada para que su efecto permanezca en el tiempo.

Si un fármaco sienta mal hay que tratar de saber de cual se trata para retirarlo: en la mayoría de las ocasiones, se puede cambiar por otro.

Cuantos más fármacos se toman, más interacciones se producen y más efectos secundarios aparecen.

Muchos fármacos de libre dispensación en farmacia que se administran para afecciones menores “no curables” pueden sumar sus efectos a los que ya se están tomando y ser responsables de problemas que podían haberse evitado.

Fármacos que pueden ser asociados con los anticoagulantes orales, pueden provocar efectos indeseables si se aumenta mucho la dosis.

Los analgésicos se toman para calmar el dolor y sólo se toman si existe dolor (salvo casos excepcionales).

Los antiinflamatorios nunca pueden ser asociados a los anticoagulantes orales ni usados como analgésicos: esto es común a todos los antiinflamatorios.

Muchos fármacos que no pueden ser usados junto con los anticoagulantes orales, pueden ser substituidos por otros ( a veces pertenecientes a la misma familia) con la misma acción.

Los fármacos que disminuyen la tasa de colesterol no deben ser tomados de forma crónica porque poseen efectos secundarios muy graves por ellos mismos: hay que tener en cuenta que el colesterol es necesario para funciones básicas de nuestro organismo.

Fuente: FEASAN (http://anticoagulados.info/)